Cinta Tubular o Pegamento

Cinsta vs pegamento para tubulares. En este artículo hablaremos sobre la cinta de doble cara para tubulares y como su uso facilita un montaje rápido, homogéneo y centrado de los mismos en el aro, evitando así los bultos asociados al pegamento. La razón es que al utilizar una cinta de doble cara de 3m, el plástico protector de la propia cinta permite montar, acomodar y centrar el tubular; el plástico protector se retira una vez nos aseguramos de tener el tubular colocado perfectamente sobre el aro. Con el pegamento lo que ocurre es que a la hora de montar el tubular el propio pegamento ya se encuentra sobre el tubular y sobre el aro por lo que en ese mismo instante ya se está pegando. Click para ver cinta

El proceso de pegado con cinta permite inflar y desinflar el tubular evitando la aparición de zonas en las que el tubular no queda pegado al aro, y permite su ajuste quedando éste perfectamente centrado. Un ejemplo muy práctico sería como cuando te pones un jersey sobre la camiseta. Cuando te pones el jersey las mangas de la camiseta se te arrugan en el interior, entonces, lo que haces es estirar las mangas por debajo del jersey para que quede todo bien estirado y cómodo. Ahora imagínate que las mangas de tu camiseta y tu jersey tuviesen pegamento, ¿cómo te sentirías?, no conseguirías estirarlas y colocarlas uniformemente El sistema de pegado con cinta se ha venido utilizando cada vez más en los últimos cinco años, tanto que incluso se está utilizando en la industria aeronáutica, en aviones, incluso en edificios altos, para colocar ventanas. La limpieza, la resistencia a las temperaturas y fuerza transversal son mayores respecto al pegamento. Ahora no se utiliza pegamento para las ventanas de un edificio ya que al cambiarlas necesitarías de un cepillo para limpiar la superficie, al igual que pasa al limpiar un aro en el cual se ha utilizado pegamento previamente. Como veis en el aro del vídeo donde se ha utilizado pegamento, se puedes observar tanto los restos de pegamento seco como toda la suciedad. Hay personas que colocan los tubulares de nuevo sobre el pegamento viejo y la suciedad, perdiendo así entre un 10-20% del contacto con el aro. Esto es debido a que la superficie del pegamento no es uniforme. Con la cinta de doble cara se garantiza conseguir una superficie uniforme siempre que cambias de tubular. En el vídeo podéis observar una simple comparación para que veáis lo limpia que queda la superficie una vez has quitado el adhesivo de la cinta frente al pegamento: muy difícil de quitar, tardas 3 ó 4 veces más en montar el tubular, y no tiene ni la fuerza transversal ni la resistencia a altas temperaturas que tiene las nuevas cintas 3M. La razón por la que he comprado recientemente mil unidades de este tipo de cintas de doble cara.
Durante los últimos 5-10 años las ruedas tubulares han sido sustituidas por las cubiertas estándar, por todos menos por los atletas profesionales. El 99% de los atletas utilizan tubulares simplemente porque son más rápidos. Ahora hay excesiva publicidad sobre la tecnología tubeless y parece ser que a alguien se le olvidó comentárselo a los “pros”, porque aún así, siguen utilizando tubulares, y por una buena razón. El peso se reduce en éstos en un 25% y a veces en 30% incluso. Todo ese peso se reduce de la parte exterior del aro, que es la parte más crítica de la masa rotacional, y la resistencia a la rodadura es fantástica. Por dicho motivo, no verás a muchos “pros” utilizando tubeless, y si lo hacen será seguramente por razones de marketing. Creo que con los tubulares se pueden conseguir muchísimas ventajas, ya no sólo los atletas profesionales, sino cualquier ciclista de a pie que quiera conseguir mejores resultados o mejorar su marca personal. Todas esas ganancias se pueden conseguir y están ahí, lo único que puede frenar la vuelta de las tubulares es el pegamento. Ahora cuando la gente tenga una opción más segura en vez del pegamento, creo que la gente empezará a usar tubulares de nuevo. Y no estoy en contra de las cubiertas estándar para nada, me encantan, pero cuando estás en ese punto en el que quieres obtener cada ganancia posible, ésta es la mayor de ellas. Por eso mi objetivo para los siguientes años es conseguir traer de vuelta el uso de los tubulares, no por ningún motivo que pueda haber detrás sino porque es la tecnología más rápida que existe. Se ha utilizado desde hace 50/100 años y quizá por eso, por ser considerada una vieja tecnología, ha dejado de estar tan de moda. El pegamento es viejo, la cinta de doble cara no. Las cintas 3M son fantásticas, hay una diferencia del 10% en cuanto a la adherencia de la parte inferior y luego hemos reducido la parte superior en un 10-15%, lo que significa que con la cinta, cuando tienes un pinchazo o algo parecido, puedes retirar el tubular en ruta, es decir, puedes despegarlo del aro y el adhesivo de la cinta aún será efectivo para poder montar un tubular de repuesto seguido y poder terminar la carrera o volver a casa sin problemas. Con el pegamento, éste estará seco cuando retires el tubular y al montar el de repuesto no va a haber nada de adhesión por lo que corres el riesgo de que el tubular se salga del aro. Además hemos rediseñado los moldes con el fin de obtener una cama del aro más profunda en nuestros aros tubulares lo que proporciona una mejora en la adherencia de un 30 incluso de un 40%. La cinta está diseñada específicamente para nuestros aros, siendo una de las cintas más anchas del mercado, con 24mm. También tenemos disponible una cinta más estrecha de 20mm para quienes tengan ruedas tubulares estrechas más antiguas pero definitivamente no venderemos cintas de 16mm, son demasiado estrechas para nuestro gusto. Esperamos vuestro feedback, queremos saber qué pensáis. En general, solo queremos ayudar a traer de vuelta los modelos tubulares para que todo el mundo pueda disfrutar de las ventajas que ofrecen sin inconvenientes. Esperamos que sirva de ayuda y, ya sabéis, podéis llamarnos o escribirnos a nuestro dirección de email.